fbpx

Victoria Schwab: La reina del Fantasy Urbano

La articulación de sus mundos, así como también la profundidad de sus personajes y el abordaje de temáticas actuales y necesarias, no han dejado indiferente a nadie: la literatura para jóvenes, como ya sabemos, llegó para quedarse, y la autora estadounidense se configura como una de las encargadas de llevarla a su máxima expresión.Su última novela, La ciudad de los fantasmas (Puck, 2018), ya es un éxito, y las aventuras de Cassidy Blake –una joven con la habilidad de atravesar el velo que separa a los vivos de los muertos– recién comienzan.

–Cuando uno intenta analizar y comprender su obra en relación a los tropos de la literatura juvenil como un conjunto, sale a la luz un alto grado de eclecticismo y heterogeneidad: sus libros son tan diferentes uno del otro, tan diversos y peculiares, que cada lectura constituye una experiencia completamente nueva. ¿Cuál cree que es el común denominador que une todos sus trabajos?

Considero esta pregunta como un gran cumplido. La industria editorial tiende a favorecer lo esquemático; los autores, muy a menudo, son incitados a elegir un solo género, un solo estilo, y a aferrarse a ellos rápidamente. Al respecto, una famosa frase de Neil Gaiman sostiene que lo único que el autor quería que sus libros tuvieran en común, era su nombre en la portada. En lo personal sigo una regla: escribo como si no hubiera publicación, como si no existiera un espacio esperándome en los estantes de las librerías; como si no contara más que con la atención que yo misma puedo darme. Y sucede que tengo un gusto bastante ecléctico. Sin embargo, creo que en mis libros es posible encontrar algunos temas que los unen: el emplazamiento espacial y temporal de la acción actúa siempre como un personaje más, y a partir de él exploro la idea de pertenencia, la relación entre los que pertenecen a algo y los que vienen de afuera, los outsiders, aquellos que se convierten en mis personajes principales. Me encanta indagar qué es lo que hace que una persona se sienta parte de algo, así como también las circunstancias que la ponen en desacuerdo con su propio mundo.

–Parecería que también el hecho de reescribir los tropos de la feminidad y el rol clásico de las mujeres en la literatura es una de las características más emblemáticas de sus novelas. ¿Qué piensa de la importancia de crear personajes diversos que no necesariamente se ajusten a las expectativas de la sociedad y a los modelos patriarcales tradicionales?

Aunque no lo parezca, la reescritura del rol femenino y de los estereotipos de género no comenzó como un objetivo consciente. Simplemente quise verme reflejada a mí misma, e incluso retratar el tipo de mujer al que aspiraba a convertirme. Quise escribir sobre personajes que respondieran a mis ambiciones: sobre algunos que no se sintieran presos del género que les fue asignado, pero también sobre otros que conocieran cada centímetro de su piel, tanto de manera física como psicológica. Creo que la visibilidad es esencial. Pero también es esencial que se realice de manera consciente y completa. La visibilidad “porque sí” –la que agrega variedad por la variedad misma, aquella que toma decisiones completamente superficiales con respecto a género, raza o identidad, sin que esa información adquiera un papel importante en la constitución de la identidad del personaje– es tan perjudicial como la falta de diversidad misma.

–En su primera novela, The Near Witch, publicada en 2011, los lugares comunes de los cuentos de hadas toman nuevas formas. Tenemos confirmación de que sus lectores latinoamericanos la podrán disfrutar pronto. ¿Qué piensa acerca de que esa obra reciba atención nuevamente?

Es una lección de humildad, pero al mismo tiempo es un poco atemorizante que mi primera novela salga otra vez al mundo. Creo que un libro es como una cápsula del tiempo que esconde quién era el autor en el momento en el que el libro fue escrito. Y yo era muy joven, y muy nueva en lo que respecta a contar historias. Espero que los lectores puedan verla por lo que fue y por lo que es: el inicio de todo. –¿Qué puede decirnos sobre la conexión entre juventud y literatura? ¿Qué siente cuando escucha a alguien decir que “los chicos no leen”? No creo que la conexión entre jóvenes y literatura sea nueva. Pienso que, por un lado, esa conexión prosperó porque su suelo fue cultivado, de manera que la literatura juvenil encontró un hermoso lugar para crecer. Pero también creo que tenemos una visión distorsionada sobre el mundo editorial, un mundo que se mueve tan rápido que no les da el tiempo a los lectores para encontrar los libros que realmente les interesan antes de que sean tragados por la marea. Sobre la idea de que “los chicos no leen”, me debo estar moviendo en los círculos correctos, dado que no es algo que suela oír. Pero sí percibo adultos que menosprecian la literatura juvenil, tratándola como algo menor y sin importancia. Ante eso, sostengo que una buena historia es una buena historia.

–Recién nos contaba un poco sobre su percepción acerca del mundo editorial. ¿Qué consejo puede darle a los jóvenes que intentan introducirse en ese mundo y publicar su primera novela o relato?

El mejor consejo que puedo dar viene dividido en dos partes. Primero, que no teman fracasar o ser rechazados. Ambas experiencias son esenciales para el proceso de la publicación y ponen a prueba la destreza y la preparación emocional, que son cualidades imprescindibles para dar el siguiente paso. Pero también les digo que, si se han puesto a escribir, lleguen hasta el final, ya se trate de una historia, una novela, o una idea. Una vez que tienen algo, puede mejorarse. Pero lo más difícil es terminar lo que uno empieza.

–La ciudad de los fantasmas ha tenido gran aceptación por parte del público más joven. ¿Qué le espera a Cassidy Blake?

Ha sido extraordinario escribir un libro mágico y oscuro para una audiencia un tanto más joven de lo que estoy acostumbrada. Fui una niña sombría antes de convertirme en un adulto sombrío, y los libros de Cassidy Blake están escritos para esa versión de mí misma. En la siguiente entrega vamos a seguir a Cass y Jacob hasta París, en donde accidentalmente van a molestar a un poltergeist que amenazará con mantener en vilo a toda la ciudad.

–Como lector y fanático de la saga de Los monstruos de Verity (Puck, 2018), me veo obligado a preguntar: ¿planea revisitar esa historia? ¿Nos puede contar algo más sobre los libros que se vienen?

No lo sé, es complicado. Uno quiere dejar a los lectores con ganas de más, sin dejar que sientan que lo necesitan, que todavía falta algo. Ciertamente tengo más historias que suceden en ese mundo, pero no estoy segura de que contarlas sea el mejor de los cursos de acción. Con respecto a mis próximas publicaciones (además de la saga de Cassidy Blake), estoy trabajando en un nuevo libro juvenil que todavía no ha sido anunciado pero que, puedo decir, es una mezcla de El jardín secreto y Laberinto, con un toque de La cumbre escarlata. Por otra parte, también se acerca la publicación de una novela para adultos, The invisible life of Addie LaRue, sobre una joven francesa que hace un pacto con el demonio para vivir eternamente, pero que termina llevando una maldición: ser olvidada por cada persona a la que se encuentra.

–La Feria Internacional del Libro es un gran evento para la promoción de la literatura juvenil, y estamos realmente exaltados por poder conocerla en la próxima edición. ¿Qué espera de su estadía en Buenos Aires? ¿Hay algún lugar particular que le interese conocer?

Para ser honesta, sería mi primera visita. ¡Estoy muy emocionada por poder conocer a mis lectores! ¡Espero que me lleguen algunas recomendaciones sobre los lugares que debo visitar –y en los que debo comer– mientras estoy allí!